Doble Grado en Ingeniería Agrícola y Ciencias Ambientales – Universidad Pablo de Olavide

Grado Presencial
Presencial
Grados con duración de 5 años
5 años
Idioma del Grado Español
Español
Calendario Septiembre
Septiembre

Descripción

Se trata de un itinerario formativo diseñado con el Grado en Ingeniería Agrícola por la Universidad de Sevilla y el Grado en Ciencias Ambientales por la Universidad Pablo de Olavide, que permitirá a los estudiantes estudiar ambos planes de estudio simultáneamente y obtener los dos títulos cursando un total de 348 créditos en cinco años, lo que supone el 72,5% del total de créditos que deberían cursar si realizaran los estudios por separado.

Objetivos

A pesar de que ambos títulos no pertenecen a la misma rama de conocimiento, la propuesta contempla la existencia de diversas asignaturas comunes, que serán reconocidas por coincidir las correspondientes competencias en los programas de ambos grados.

Además, esta doble titulación permitirá que los estudiantes puedan elegir indistintamente una de las dos menciones establecidas en el Grado en Ingeniería Agrícola (Explotaciones Agropecuarias o bien Hortofruticultura y Jardinería).

Distribución de Créditos

Tipo de materia Créditos ECTS
CRÉDITOS TOTALES 348

Salidas Profesionales

Esta nueva doble titulación puede resultar especialmente atractiva para estudiantes con interés tanto por el sector agrario como por cuestiones medioambientales.

La actividad agraria es, en sí misma, susceptible de provocar grandes impactos ambientales con implicaciones sobre el suelo y el agua. Cuando sus procesos se realizan de forma descontrolada, los efectos pueden ser muy negativos.

Por el contrario, la agricultura puede participar en la recuperación de suelos o convertirse, incluso, en generadora de sumideros de C02 atmosférico. De hecho, el suelo con usos agrícolas es el punto de retorno a los ciclos naturales de gran número de sustancias producidas en otras actividades, como ganadería, industria, poblaciones humanas, etc. La adecuada gestión de estos subproductos determina el beneficio para el conjunto de los actores implicados y para la sociedad, como también evita riesgos potenciales para suelos, aguas o atmósfera.

Así, ante la perspectiva de un probable cambio climático, la sociedad precisa del trabajo de profesionales que sean capaces de abordar las cuestiones de ingeniería agrícola y de medio ambiente desde una perspectiva multidisciplinar, conjugando acciones de ámbito natural, social y agroindustrial, con un compromiso basado en la sostenibilidad ecológica, pero sin perder de vista la rentabilidad económica.

Universidad Pablo de Olavide